Nación-Provincia: la “responsabilidad” y la “victimización»

Durante el debate por la “Emergencia Alimentaria” el senador por la provincia de córdoba, dejó expuesto la crítica relación Nación-Provincia. El ejemplo fue el abandono del programa Plan Alimentario Nacional en la isla y la inmediata repuesta del gobierno de Bertone creando el programa “Cuidemos la mesa fueguina”.

El tan mentado debate por la emergencia alimentaria se presenta, sin dudas, como un corolario de la gestión macrista, dejando varios temas en la superficie.

Uno de ellos tiene que ver con el declamado “federalismo” que defiende el gobierno central, frente a una realidad que muestra lo contrario.

No fue ningún diputado ni senador fueguino quien puso en palabras la crítica relación Nación-Provincia, sino el Senador Nacional por Córdoba Carlos Caseiro.

Durante su intervención en el debate por la “Emergencia Alimentaria” trajo como ejemplo lo que sucedió en la provincia, con el gobierno de Bertone. 

Caseiro dijo: “La situación del país es muy mala y esto no tiene que arrastrar a las provincias… como sucedió con la Tierra del Fuego, donde el gobierno nacional tiene caído desde el 2018 un convenio (Plan Alimentario Nacional) que tuvo que ser reemplazado por un programa que hizo la propia gobernadora… es decir: la Nación, desde que se cayó el convenio, no puso un peso más en la provincia, y esto no puede suceder…”.

Lo cierto es que Caseiro se refería al convenio firmado con la Nación por el período de agosto del 2017 a septiembre de 2018 y que luego salió una adenda donde se prorrogó este mismo convenio a 31/12/18. Se llamaba Plan Alimentario Nacional (conocido como tarjeta social) aportando nación por 17 meses el total de $ 3.186.000.

Es decir, el gobierno central aportó per cápita 177 pesos, mientras que el resto ($1.123) lo desembolsó la provincia con fondos propios, hasta llegar a la suma de $1.300, según tipología familiar y solo por un padrón de 1200 titulares.

A fines del 2018 Nación decidió unilateralmente no prorrogar el programa, lo que significo tener que armar un programa local para sustituirlo. Ese programa se llama “Cuidemos la mesa Fueguina” y es por un importe mensual $2500 (bancarizados) que actualmente tiene 5.907 titulares, acumulando en lo que va del año una inversión social de $95.457.500.

El programa “Cuidemos la mesa fueguina” fue un pedido especial de la gobernadora Bertone frente a la mezquina actitud del gobierno nacional.

También demuestra la responsabilidad de la gestión pública provincial, en un momento en que el gobierno entrante de Gustavo Melella prefiere la vía de la “victimización”.

Fuente: TDFonline