Gobierno critica la “ubicación inconveniente” del Centro de Transferencia de Pasajeros

Manini afirmó que será una barrera para el ingreso al Hospital de Río Grande. Desde el Gobierno aclararon que “no están en contra” de la obra, sino de su “ubicación inconveniente”. El proyecto de la Guardia data del año 1994 y actualmente el Gobierno lo lleva adelante para ser inaugurado en los próximos meses.

Prensa TDF
Publicidad

Tras el anuncio de la gobernadora Rosana Bertone de iniciar acciones judiciales contra el Municipio de Río Grande por el centro de transferencia de pasajeros de colectivos, que el Municipio pretende emplazar  frente a la futura guardia del Hospital Regional Río Grande, el secretario de Infraestructura Carlos Mainini aclaró que desde el Gobierno provincial “no estamos en contra” de la realización de la obra, pero que el lugar elegido para llevarla a cabo “es muy inconveniente”.

El funcionario fundamentó tal postura en que “van a haber colectivos entrando y saliendo, gente esperando y es una barrera arquitectónica que condiciona el ingreso” a la Guardia del Hospital”.

En declaraciones brindadas a FM del Pueblo, Mainini explicó que “la entrada de la parte ambulatoria tiene que atravesar el centro de transferencia en la avenida Belgrano, que estaría dificultando el ingreso” ya que el paciente que acuda al Hospital por alguna dolencia “no va a poder estacionar frente a la guardia”.

“El proyecto original del Hospital está desde el año 1994” aclaró el funcionario. “La guardia fue enviada momentáneamente a la otra punta del hospital, pero en la obra que estamos llevando adelante vuelve a su lugar de origen. Nosotros modificamos en varios puntos el proyecto original pero justamente lo que conservamos fue la guardia, que estaba ubicada en una zona de alta complejidad, que queda muy cerca del área de terapia intensiva de adultos, la terapia pediátrica y toda el área crítica del hospital”.

Actualmente “un paciente que entra a la guardia del hospital tiene que recorrer 200 metros en una camilla para llegar a terapia intensiva”. Es por ello que el proyecto contempla el cambio de ubicación.

Para el Secretario  “la Municipalidad tendría que estar en conocimiento de este proyecto, porque es de 1994” aunque desde el municipio niegan que el Centro de Transferencia sea un sector de estacionamiento de ómnibus. “Nosotros tomamos contacto con la secretaría (de Obras Públicas municipal) Gabriela Castillo cuando empezó la obra, le explicamos la situación, porque no estamos en contra del centro de transferencia, pero en ese lugar es muy inconveniente. Va a haber colectivos entrando y saliendo, gente esperando y es una barrera arquitectónica que condiciona el ingreso. Son dos funciones que colisionan entre sí” cuestionó.

No obstante, el funcionario remarcó que la posibilidad de diálogo con el Municipio sigue abierta y que desde el Gobierno provincial hay predisposición para “colaborar en lo que sea para llegar a buen término”.  

Por último, Mainini pidió que piensen en “los pacientes y en los vecinos, que van a necesitar poder acceder rápidamente a la guardia ante una necesidad, y en esos momentos, es fundamental el fácil acceso”.