Río Grande: un municipio que no se viene haciendo cargo

La Secretaria de Obras y Servicios Públicos comunal, Gabriela Castillo, volvió a tirarle la pelota al Gobierno Provincial por la Laguna Seca. Otra vez el municipio elude responsabilidades que le corresponden.

El tema de la semana sin duda fue la Laguna Seca. Como cada comienzo año los vientos levantan tormentas de polvo que causan distintos problemas a los vecinos que viven en los barrios Chacra 11, 13, Los Cisnes y Vapor Amadeo.

A pesar de llevarse distintas reuniones con los actores políticos de la ciudad todo vuelve a quedar en la nada, y ante esta situación, y como viene pasando desde comienzo de año el Municipio de Río Grande no ha tomado cartas en el asunto, asignándole la responsabilidad al Gobierno Provincial.

Esta es una práctica que se está volviendo normal por parte del municipio. Hace días trascendió en distintos medios que iban a dar por concluido un convenio firmado con el IPV a través del cual el organismo provincial se comprometía a construir con fondos nacionales dúplex para 31 familias en tierras cedidas por la ciudad.

Desde el IPV salieron al cruce de estos dichos, el vicepresidente del ente, Núñez Olivera, planteó que “en el convenio el IPV se obligaba a construir las viviendas siempre y cuando se consiguieran los fondos en Nación, y apenas iniciada la gestión se presentaron las carpetas como corresponde, de modo que no hubo ningún tipo de incumplimiento ni demora” y agregó que “si en lugar de rescindir convenios a través de los medios, el Municipio dejara las diferencias políticas de lado y nos acompañara a buscar los fondos, tal vez podríamos avanzar mucho más”, reclamó el funcionario.

“El Municipio de Río Grande nunca nos acompañó a conseguir los fondos en Nación, parece que es más cómodo criticar al Gobierno nacional que gestionar para los vecinos”, criticó Olivera.

Otra muestra de falta de gestión fue con la obra de la nueva planta potabilizadora donde la Municipalidad reclamaba una deuda de 60 millones de pesos del Fideicomiso Austral y el ministro de obras públicas, Luis Vázquez Salió al cruce: “Melella no le cuenta a la comunidad que los atrasos son problemas de certificación que tienen que subsanar desde el Municipio”. “Nosotros, lejos de quedarnos cruzados de brazos ante un atraso por un problema de la Municipalidad, nos hemos puesto a disposición de diferentes maneras”, señaló el funcionario provincial, mencionando que “en un principio quisimos ayudarlos encarando parte de las obras de energía y de gas que eran necesarias para la puesta en funcionamiento de la planta, a lo cual se negaron”.

Con estos ejemplos habrá que esperar si esta vez la Municipalidad asume su responsabilidad, soluciona el inconveniente de la Laguna seca y evita otra vez asignarle el problema al ejecutivo provincial.