River no levanta cabeza y Gallardo no encuentra la fórmula para salir de la crisis

De un tiempo a esta parte, el equipo del “Muñeco” pasó de ser un modelo no solo a nivel nacional a un conjunto apagado y sin juego, las claves de esta situación y las perspectivas del Club para recuperarse en el corto plazo.

Publicidad

El año del millonario empezó a oscuras y el equipo técnico busca sin encontrar una solución a una situación que se profundiza cada fin de semana. River afronta un momento crítico que debe superar si quiere mostrarse competitivo esta temporada, sobre todo frente a su archirival, que disfruta de una realidad muy diferente.

A la crisis futbolística se suman arbitrajes polémicos que lo vienen perjudicando en los últimos encuentros. River no encuentra seguridad en los arcos, juego en el centro ni eficiencia ofensiva, todo ello preocupa a directivos, técnicos, jugadores e hinchas, que están perplejos ante el cambio radical que viene sufriendo la identidad del equipo, que Gallardo había sabido fortalecer. Es una realidad que estoy preocupado. No hay nada que ocultar, no hay que mentirle a la gente. Tenemos que seguir trabajando. Hay que redoblar esfuerzos, tenemos que cambiar y encontrar las respuestas”, reflexionó Gallardo tras la derrota 1-0 frente a Vélez. “Estamos con mucha bronca y amargura. Debemos intentar salir de esta racha negativa y hay que intentar sacar las malas energías. Tenemos que cambiar. Soy el máximo responsable”.

Además, el calendario de River es agitado y achica los tiempos para analizar y hacer propuestas de cambio, el miércoles debutará en la Copa Libertadores ante Flamengo en Río de Janeiro.

Hasta el momento, los refuerzos no han dado sus frutos, y el equipo necesitará la aparición de sus figuras si quiere remontar la caída. Vale destacar que el club desembolsó alrededor de 43 millones de dólares por once jugadores en los últimos dos mercados de pases para reforzar el plantel con dos arqueros, dos defensores, cuatro volantes y tres delanteros. La crisis existe y el Club lo sabe, Gallardo lo reconoce y los jugadores son conscientes del desafío que tienen por delante, ahora queda por ver cuáles serán los próximos resultados y si estos servirán para encontrar continuidad de buen juego y de victorias.